Translate

Cómo es una comunicación pasiva

como comunicacion pasiva

La comunicación es de vital importancia en las relaciones que establecemos con los demás, ya sea para transmitir algo que queremos dar a conocer a otros o porque hay alguien a la espera de ser escuchado por nosotros.

Sin embargo, hay personas que suelen presentar un comportamiento pasivo en cada experiencia que les toca vivir a diario. Su serenidad o tranquilidad en su comunicación y/o actitud con los demás a veces no es bien recibida por algunas personas con quienes interactúan, siendo mal comprendidos  o discriminados por tal razón.



Todos aquellos que se comunican y/o comportan de este modo se justifican en que quieren evitar los problemas o conflictos con los demás, aceptando los deseos de estos o alineándose a su forma de pensar para evitar posibles confrontaciones.

Un ejemplo de esto es cuando no le dices a tu pareja, familiar o amigo que está equivocándose en algo o cómo puede corregirlo, por temor a que se pueda molestar o reaccionar mal contigo. Esto hará que se evite una posible discusión o malentendido, pero a costa de tu insatisfacción y del bienestar común.

Comunicarse en forma pasiva se da cuando las personas no se comprometen en la comunicación en forma activa, con el fin de no llamar la atención, mostrándose conforme con lo que dice el otro y sin que pueda saberse cuál es su punto de vista con respecto a lo tratado.

Algunas características de personas que se comunican en forma pasiva son la de hacer muchos rodeos para decir algo, utilizar indirectas, pedir disculpas al hablar, autoculparse, ser poco sinceros, victimizarse y esperar a que los demás adivinen sus pensamientos y/o sentimientos.

En una comunicación pasiva no le dices a la otra persona lo que deseas y te quedas con esa duda en tu interior. Nunca sabrás con certeza cuál hubiese sido la respuesta de él o ella, por temor a incomodarlo o a ser rechazado. 

En esta situación, uno se comporta de acuerdo a los deseos e intereses de los demás y renuncia a los propios por tratar de satisfacerlos. Así se puede estar ocultando quien realmente es y no la imagen proyectada hacia las otras personas.

Hay muchas razones por la que la conversación con alguien tiene estas características, como la inseguridad, timidez, problemas personales o cualquier otro que obstaculizan un buen entendimiento. 

Esto es algo que todos debemos corregir o fortalecer por igual si esperamos tener una comunicación más activa que transmita nuestros pensamientos y forma de ser con naturalidad, así como facilitarle a quien tenga dificultad al respecto a que lo consiga de igual modo.



Seguir leyendo

Cómo evitar caer en la rutina en el noviazgo

como evitar rutina noviazgo

Cuando uno empieza una relación con la persona amada, todo parece mágico y encantador, sobretodo si el amor es correspondido. Pero conforme transcurre el tiempo, esto se va desvaneciendo en muchas parejas, por varias razones, sin que se pueda explicar a qué se debe.

Para evitar caer en la rutina en el noviazgo, que es uno de los causantes para la ruptura con la pareja, es recomendable llevar a cabo algunas acciones, como las que te paso a explicar en esta nueva publicación.


1) Improvisa de vez en cuando



No siempre hacerlo todo de manera planificada, ordenada, metódica, será lo más adecuado para los dos. Antes o después llegará el aburrimiento por parte de uno o ambos. Por ejemplo, en lugar de salir los fines de semana a los mismos lugares o hacer actividades cotidianas intenten tener experiencias diferentes como si empezaran de nuevo.


2) Presta mucha atención a los detalles



Algunas pequeñas acciones siempre serán bien recibidas, principalmente si es algo que la pareja no se esperaba que sucediera. Sorpréndelo(a) con una comida especial que le pueda agradar, una serenata en medio de algún paseo, un arreglo romántico en su casa o donde puedas hacerlo o cualquier otro de acuerdo a tus posibilidades.


3) Tener su propio espacio


A veces el pasar demasiado tiempo juntos hace que se pierda el encanto que había inicialmente. Algo que puede ayudar a superar esto es darse momentos para que cada uno lo dedique a su persona o a compartirlo con amigos o familiares. Debe hacerse de manera natural, para que esto no se vuelva en algo rutinario también.


4) Conocerse un poco más


Hay que mostrar un mayor interés en averiguar más sobre la pareja, saber lo que realmente le gusta y le desagrada (y no confiar solamente en lo que nos dice), conocer los motivos verdaderos de su comportamiento (comprendiéndolo y ayudándolo si fuese necesario), con el propósito de recuperar y/o fortalecer la relación.


5) Tomen decisiones en pareja


Cuando se está en una relación sentimental, las decisiones tomadas ya no solamente afectan a una sola persona sino a la pareja. Para evitar desacuerdos o malentendidos más adelante, deben ponerse de acuerdo en todo lo que involucre o vayan a realizar en común, tal como cuándo encontrarse, a dónde ir, cómo comunicarse, etc.

Estas son algunas sugerencias para salir de la rutina en el noviazgo que te pueden servir para darte una nueva oportunidad con tu ser amado. Pero si notas que esto no mejora por más que hayas intentado de todo, quizás debas replantearte si es la persona más indicada para ti y lo que quieras en tu futuro.

Seguir leyendo

Acéptate tal como eres: Reflexión


Nunca hay que dejar de preguntarnos quiénes somos o en qué nos hemos convertido, ya que continuamente tenemos distintas experiencias, de las cuales muchas veces aprendemos, y otras no tanto así. Se producen cambios continuos a nuestro alrededor y en nosotros mismos que cuestionarnos al respecto es tan necesario.

Debido a que uno debe "encajar" en lo establecido por la sociedad, estemos conformes o no, hay que formarnos en aquello de lo cual "adolecemos", para ser aceptados por el entorno en el cual nos desenvolvemos, o sino seremos etiquetados como "especiales" por quienes si están de acuerdo con esos patrones de comportamiento. 



De ir esto en contra de lo que creemos o nos resulta complicado asimilarlo se produce en nosotros una gran frustración agravándose la situación todavía más. Por ello, antes de realizar grandes cambios en tu vida o seguir con tu rutina es muy adecuado aceptarte tal como eres, para averiguar en qué estás en desacuerdo.

Lo vivido en nuestro pasado es lo que ha hecho posible que seamos la persona con un caracter, valores y conductas determinadas que tenemos en este presente. Somos el resultado de todo aquello que asumimos como adecuado en el ayer, pero que si hacemos una pausa en nuestra vida, podemos reencontrarnos con quienes somos realmente.

Pese a que para muchos estas cuestiones de preguntarse por uno mismo, de la vida y de muchos otros aspectos relacionados puede parecer algo más apropiado para filósofos, esto no es tan cierto. Indagar el origen de nuestra insatisfacción actual (sin exagerar demasiado) significa que queremos lo mejor para nosotros y una mejor relación con los demás.

Mucho nos preocupamos por ser como a los demás les gustaría que fuesemos o lo más perfectos posibles para ganarnos la admiración de los demás, pero descuidamos algo tan valioso para nosotros como lo es nuestra propia identidad. Nos alejamos de nuestro yo y nos convertimos en un instrumento de los demás.

Con esto no me refiero a que sea inadecuado seguir este modelo actual, aceptado por la sociedad, sino que encontremos un equilibrio entre lo que somos y lo establecido por la misma. De tal modo que no sacrifiquemos o reprimamos nuestra integridad a cambio exclusivamente del bienestar de los demás.

Si uno quiere sentirse completamente bien consigo mismo no debe ocultarse detrás de máscaras de alguien quien no es, ya que esto solo lo perjudicará con el correr del tiempo, al aparentar algo que no guarda relación con su persona y actuando en contra, incluso, de sus propios valores.

Ser como eres realmente también podrá traerte algunas complicaciones al relacionarte con otros, sobretodo si te sales de lo convencional. Por ello, no te olvides de identificar en qué situaciones es adecuado ser así y cuando es más conveniente adaptarte al entorno en donde te desenvuelves, de tal modo que no te metas en problemas.

Seguir leyendo

Aprender a ser resiliente

aprender ser resiliente

Hay momentos complicados, de mucha tensión, que afectan a algunos más que a otros, tardándose un mayor tiempo en superarlos o en no recuperarse nunca más. La resiliencia, tal como lo adelanté en una publicación anterior, es esa capacidad de reponerse a las adversidades y salir victorioso. 

Pero qué sucede si uno no cuenta con esta aptitud tan necesaria en nuestra vida cotidiana. En este artículo aprenderás algunas recomendaciones para desarrollarla y ponerla en práctica a partir de este mismo momento.


1. Mira el vaso medio lleno y no medio vacío



Una situación determinada tendrá una diferente interpretación dependiendo de cómo la analices. Con esto me refiero a que, si en una discusión con tu pareja, él o ella te reprocha por algo negativo que vienes realizando o has cometido, no lo tomes como una acción intencional para incomodarte sino más bien como algo que debes considerar y que quizás has estado descuidando.


2. Considera tus puntos fuertes y logros



Recuerda todas tus fortalezas o logros que hayas alcanzado en el pasado. Todo suma para recuperar o desarrollar esa actitud positiva que te mantenga firme y con confianza. Si los puedes anotar en un papel o tenerlo en cualquier dispositivo móvil, házlo. Recurre a ellos para empezar de nuevo y tener siempre presente que tú eres capaz de eso y de mucho más.


3.  Identifica el origen de los problemas



Cuando experimentes una situación difícil, trata de priorizar lo racional en lugar de lo emocional, es decir, averigua cuáles son las posibles causas reales de los inconvenientes, en forma imparcial (sean estos beneficiosos o no a ti). De este modo, estarás en mejores condiciones de encontrar los motivos verdaderos y no los que asumías inicialmente.



4. Actitud activa en lugar de pasiva



Ante un mismo hecho uno puede considerarse como víctima o responsable de lo sucedido. Lo ideal es no irse a los extremos y encontrar un punto medio que permita asumir parte de la responsabilidad de lo sucedido. Y a partir de ahí tratar de mostrar una actitud más activa para resolver esta dificultad.

Por ejemplo, si uno es padre de familia y tiene hijos bajo su cargo y ya no sabe qué hacer para que le obedezcan o cómo comunicarse de manera más efectiva con ellos, quizás hay algo en él o ella que no está realizando bien y que debe corregir para tener un mejor resultado, en lugar de considerar que el problema, exclusivamente, es ocasionado por los demás.


5. No darle importancia a lo que piensen los demás


Una característica de alguien resiliente es que a pesar de ser conscientes de las críticas de los demás o de todos los obstáculos ocasionados por otros intencionalmente o no, saben manejar la situación en forma más positiva. 

No se centran demasiado en lo que los demás piensan de ellos, sino más bien utilizan todas sus capacidades en el logro de sus objetivos, refuerzan las que ya tienen, corrigen lo que consideren necesario y continúan avanzando con sus actividades.

Es inevitable experimentar situaciones complicadas en los distintos ámbitos en donde nos desenvolvemos cada fecha. No se puede huir de ellas. Pero lo que sí está a nuestro alcance es comprender el porqué de su aparición y aprender cómo podemos superarlas satisfactoriamente.

No creas que esto solo está reservado para algunas personas privilegiadas o que ya lo tienen en forma natural. Tú también lo puedes lograr si te lo propones, haces todo lo necesario para desarrollar todas las capacidades necesarias que quizás no te están permitiendo alcanzar tus distintos objetivos o comprender una circunstancia de un modo diferente.
Seguir leyendo

Razones para tener hijos o no


razones tener hijos no

Muchos hombres y mujeres al llegar a una edad determinada nos comenzamos a preguntar sobre la posibilidad de tener hijos. En varias ocasiones la presión de la familia, los amigos o la sociedad en general, aceleran mucho más rapido esta importante decisión, que no siempre es tomada con la debida responsabilidad.

Hay algunos que quizás nunca se lo han preguntado o han sido padres de manera inesperada, muchos que sí piensan tenerlos, otros que definitivamente no y varios que tienen muchas dudas. 

Para estos últimos está dirigido principalmente esta nueva publicación, acerca de un tema bastante controversial que trataré de aproximarme tocando tan solo algunos puntos importantes, debido a lo extenso y complejo del tema.


Razones para no tener hijos



Solucionan los problemas de pareja


No debe pensarse que al tener un hijo los conflictos de pareja presentes van a desaparecer gracias al nuevo ser. Al contrario, esto puede agravar todavía más la relacion debido al requerimiento de una mayor atención que debe prestarse al recién nacido, las trasnochadas, menor tiempo libre para disfrutarlo tanto uno como estar a solas con la pareja.

Disminuye la actividad sexual

El tiempo dedicado para estar con la pareja en la intimidad también se ve afectado no solo cuando son niños sino también durante su adolescencia. La frecuencia de esta actividad va disminuyendo poco a poco conforme transcurre el tiempo, ya sea por estar pendientes de los hijos o porque sienten mucho cansancio.

Gastos a incurrir

Todos los gastos en que deben incurrir los padres pueden provocarles más de un dolor de cabeza. Desde comprar los pañales, juguetes, alimentos, medicinas, educación, etc, que serán mayores o menores, dependiendo las necesidades de cada familia o de la capacidad económica que se tenga.


Razones para tener hijos



La pareja lo desea

Esto es algo fundamental cuando se quiere tener un hijo. Ambos deben de estar completamente de acuerdo y no solo uno de ellos. Basta que uno de los dos tenga dudas o no lo desee para que más adelante aparezcan los reproches, indiferencia, resentimiento hacia el otro o su poca responsabilidad como padre o madre.

Es una grata experiencia

Tanto para la mujer durante el tiempo que alberga una nueva vida en su interior como a lo largo del resto de su vida, en que la pareja es responsable del desarrollo del hijo en el aspecto espiritual, social, educativo, etcétera, la experiencia que se vive a diario hace muy especial esta etapa para quienes deciden asumirlo por voluntad propia.


Se asume la responsabilidad

Tener un hijo no es solamente traer una nueva vida al mundo ni una satisfacción individual o en pareja sino es una gran responsabilidad, una entrega total, un amor incondicional, preocuparse por todas sus necesidades, durante todo el tiempo que uno esté con vida y desarrollar un ambiente familiar acogedor como a ti, a mí o a cualquiera le gustaría disfrutar.


Conclusión


Como podrás darte cuenta, y ya te lo adelanté al empezar este post, explicar cada una de las razones para animarse a tener hijos o no son muchas y todas igualmente válidas.

Criar un hijo no es una tarea nada sencilla, pese a que todavía no lo he tenido. Sin embargo, mi condición como tal si me permite comprender lo que puede darse tanto desde el punto de vista del padre como del hijo, y parte de eso es lo que trato de transmitirte en esta ocasión.

Algo indispensable para animarse a empezar esta nueva etapa, es tener todo el deseo de serlo por decisión propia y no por complacer a otros como la pareja, familiares, amigos o la sociedad en general. No debe entenderse como un sacrificio sino como un acto de amor y de entrega.  

Debe darse por que consideramos que podemos hacer feliz a un nuevo ser durante todo el tiempo que estemos con ellos, así como vivir esta experiencia en común de manera grata y no sólo por una satisfacción personal.

No hay una mejor o peor decisión sobre tener hijos. Eso es algo que debe ser resuelto por uno mismo, de acuerdo a lo que se considera mejor para su futuro, el de una vida en pareja, del nuevo ser y de una vida en familia.
Seguir leyendo

Qué es la resiliencia

que es resiliencia

Hay personas que a pesar de haber sufrido difíciles circunstancias en su vida como la pérdida de un ser querido, el padecimiento de alguna enfermedad, traumas o tragedias, se sobreponen con mayor facilidad que otros, en lugar de abatirse. Se dice que quienes han conseguido esto cuentan con la capacidad de resiliencia.

Este término se deriva del latin resilire que significa volver atrás, rebotar o recuperar. Es la capacidad de resistir a las dificultades o situaciones límite con una actitud positiva, entender lo vivido, reconstruirse, superarlas, encontrar un equilibrio mental y seguir proyectándose al futuro.



En algunas ocasiones estas circunstancias negativas hacen que uno saque lo que ya tenía en forma oculta, sin que se diera cuenta de su existencia. Esto es algo que debe fortalecerse más para aprovecharlo en cualquier otro momento de nuestra vida. 

No debe entenderse como el hecho de borrar lo experimentado y de volver al estado inicial como si nada hubiera pasado. Es más bien una comprensión profunda de los hechos anteriores, adaptarse a estas condiciones y encontrar respuestas o alternativas favorables para dar con la solución más saludable.

En el caso de tener hijos menores, uno siempre no está al lado de ellos para apoyarlos a superar cada una de sus dificultades que viven día a día. Por ello resulta fundamental fortalecer esta capacidad desde muy pequeños para que cuenten con mejores herramientas para afrontar de forma distinta cualquier obstáculo.

El hecho que alguien tenga la resiliencia como una cualidad no quiere decir que se encuentre a salvo de cualquier complicación o que nada lo afecte, como lo considera la American Psychological Association. Más bien significa que uno puede sobrellevarlo a pesar de convivir con la dificultad o de lo grave de la experiencia.

La frustración o todo lo que podemos sentir luego de no darse lo esperado es una reacción normal a lo que vivimos. Y es lo más natural manifestarlo. Pero lo que no debe faltar luego de esto es la fortaleza necesaria para encontrar nuevas alternativas en busca de nuestro bienestar.

Muchos de nosotros, sin saberlo quizás, somos resilientes, en mayor o menor grado. De no tenerla como una de nuestras fortalezas, no hay que alarmarse, ya que también es posible desarrollarla a lo largo de nuestra vida. Pero esto ya lo trataré en una nueva publicación dentro de algunos días.

Mientras tanto recuerda que siempre se puede estar en una mejor situación que la actual, inclusive hasta en los peores momentos. Si buscas respuestas o soluciones a tus dificultades siempre las encontrarás a partir de una actitud más optimista y de darle un nuevo sentido a lo vivido. 


Seguir leyendo

Cómo encontrar tu pasión

como encontrar pasion

Hacer algo con pasión se escucha o lee por todos lados. En más de una página de superación personal sueles encontrarla como la garantía para alcanzar el éxito, la felicidad y todo lo que más quieres en la vida.

Es un tema de moda y que posiblemente se siga escribiendo sobre el mismo durante los próximos años. Si bien es cierto que no es un requisito indispensable para vivir bien y lograr cada una de tus metas, descubrirlo si te será de gran ayuda. Por ello en este artículo te indicaré cómo encontrar tu pasión a través de varias sugerencias.


1) Identifica todas tus habilidades



1° Enumera o haz una lista de todas tus habilidades (No desmerezcas ninguna).

2° Clasíficalas de acuerdo a distintas categorías (Opcional).
3° Establece un orden en cada categoría (Jerarquía).
4° Selecciona aquellas que haces mejor o con mayor facilidad que las demás personas.
5° Pónlo en práctica.


2) Desarrolla tus habilidades 



Otra forma de encontrar tu pasión es intentándolo. Nada pierdes con dedicarte a algo y ponerte a prueba, para comprobar si eso genera en ti una sensación de gran satisfacción. 

No es necesario que tengas ciertas condiciones o cumplas con algunos requisitos "indispensables" para que te dediques a alguno y tengas éxito.

Son incontables los casos de deportistas, empresarios, profesionales o cualquier persona, a quienes muchos consideraban como no aptos para dedicarse a cierta actividad, y han sobresalido de gran manera. 


3) Lo que te gustaba de niño



A veces es bueno hacer una mirada atrás en el tiempo. ¿Recuerdas cuando eras un niño y no tenías demasiadas preocupaciones? 

En esta etapa solemos desenvolvernos de manera natural, exploramos todo a nuestro alrededor, experimentamos, y tenemos una o varias aficiones favoritas que nos produce mucho placer sin importar el tiempo transcurrido.

Aquí puedes encontrar algunas habilidades o pasatiempos que dejaste en el olvido al aumentar en edad y asumir otras responsabilidades. Nunca es demasiado tarde para retomar aquello que está en ti y que puedes aprovecharlo en tu vida actual de muchas formas.

4) Sé perseverante y paciente


Una vez que descubras una o varias actividades de tu preferencia dedícale el tiempo que consideres necesario para comprobar si realmente es algo a lo cual te podrías ocupar la mayor cantidad de tiempo en lugar de cualquier otra.

No te desanimes tan rápido. Esto es un proceso que requiere de mucha paciencia y perseverancia. En el transcurso verás que nuevas oportunidades aparecerán, al conocer cómo puedes vivir de lo que más te gusta a través de otras personas y/o de las que tú seas capaz de crear.


5) Acaba con tus miedos y pensamientos negativos

   
Si quieres conocer que es lo que más te apasiona y vivir de ello, debes dejar atrás todo tipo de miedos, inseguridades o ideas negativas que provienen de ti o de los demás. 

Esto debe ser lo primero que debes revertir desde un inicio y mantenerlo firme conforme transcurra el tiempo, a pesar de todo.

Olvídate de todo eso y toma el control de tu vida. Todo es posible lograrlo, sobretodo si es algo que más prefieres sobre cualquier otra actividad. 

No te encuentras solo o sola, una vez que lo has encontrado. Tienes a tu disposición toda la información, alternativas, personas, organizaciones que podrán orientarte cuando creas que algo no funciona como lo esperabas.


Conclusión


Encontrar tu pasión debe ser algo que siempre debes perseguir, tanto si te encuentras desorientado sobre a qué dedicarte o ya tienes una ocupación en la actualidad, pero no te sientes completamente a gusto.

Algunas de las razones de esto es que tú podrás ofrecer algo mucho mejor que alguien que lo hace sólo a cambio de una retribución económica, así como por el bienestar emocional que podrías experimentar, entre otras.

De repente ya estás cansado de este tema, que en muchas ocasiones suele ser mal enfocado al considerarlo como una solución definitiva para la insatisfacción laboral o como un medio de realización personal, y esa no es mi intención.

No pretendo engañarte diciéndote que es el mejor camino a elegir para el logro de todas tus metas, pero que sí te ofrecerá una mirada desde una perspectiva diferente sobre cómo sentirte a gusto con lo que haces cada día. 
Seguir leyendo