APRENDE A DISFRUTAR DEL PRESENTE


disfrutar vivir presente

Muchas veces no solamente basta con que tengamos un talento especial para realizar algo e incluso saber hacia donde pensamos dirigirnos (metas) sin tomar en cuenta algo que se encuentra con nosotros de manera inseparable: el presente.

Las dificultades con las que solemos enfrentarnos en nuestra actividad rutinaria, ya sea para organizar nuestra casa, cumplir con nuestras actividades académicas, resolver algún problema pendiente en nuestro centro de trabajo o tener algun malentendido con nuestra pareja, hace que perdamos el control de nuestra vida y de lo que vivamos en un momento preciso. 

Esto ocasiona que el contacto entre nosotros y las personas que nos rodean no se produzca de manera sintonizada y no se de una adecuada comunicación, así como no disfrutar plenamente de lo que nos gusta hacer tanto.

La importancia de disfrutar el momento actual es trascendental, ya que de nada serviría que contaras con una gran habilidad para desenvolverte de manera natural en lo que consideres que eres bueno y supieras hasta donde quieres llegar, pero no tomes en cuenta qué es lo que estás experimentando en este preciso instante por andar divagando entre el pasado y el futuro.



Seguramente te preguntarás, ¿a qué te refieres con eso?

Esto quiere decir que nos concentramos en lo que hemos vivido en el pasado. Nuestros malos ratos que compartimos entre otros, ya sean con nuestros familiares, compañeros, amigos, pareja o quien fuera, han dejado huella en nuestros recuerdos y nos cuesta desligarnos por completo, haciendo posible que el pasado se traslade hacia nuestro presente y lo haga cada vez más tormentoso. 

Lo mismo sucede con el futuro, cuando le dedicamos mucho tiempo a imaginarnos lo que sucederá después, la duda, la incertidumbre de lo que vendrá y hasta el miedo hace que nuestra mente esté invadida por este tipo de pensamientos que solamente nos obstaculiza a vivir el hoy con plenitud.

¿Esto quiere decir que es malo recordar el pasado y proyectarme hacia el futuro?

Por supuesto que no. Las experiencias del ayer nos permitirá comprender el porqué de nuestra situación actual y aprender de la lección. Tal vez tomamos decisiones equivocadas o apresuradas, que nos cuesta mucho dejar atrás, pero ahí es donde pertenecen y deben quedarse. 

Ya nada podemos hacer para revertirlas porque esos momentos tuvieron un fin en el pasado. Lo que sí debemos recordar con todo nuestro entusiasmo y satisfacción son las gratas experiencias y los logros que hayamos conseguido por más pequeñas que hayan sido.

Tampoco mirar el futuro  tiene algo de malo, siempre y cuando no nos desenfoquemos de lo principal que es el ahora. Esto quiere decir que imaginarnos cómo será el mañana a partir de lo que empecemos en el presente es algo positivo. Mirar con optimismo el futuro hara que disfrutes con toda intensidad el presente. 

Los sueños son uno de los motores que nos entusiasman a vivir con mas energía cada día, pero no hagas que todo quede solamente en ideas o ilusiones sino constrúyelos a partir de este momento.

Todo lo que vivamos en el hoy es lo que realmente importa. No nos agobiemos tanto por nuestros problemas que arrastramos permanentemente de lo ya vivido y concluido. El dolor o arrepentimiento déjalo en esa parte del camino de tu vida por donde ya pasaste, no te encadenes a él y solamente avanza, aprovechando de cada pequeño instante que tienes bajo tu control. 

Comparte momentos únicos e irrepetibles con todos los seres que te hacen sentir bien, desde saludar a cualquier persona, agradecer a los demás, ayudarlos cuando lo puedas hacer y cada pequeño instante que harán que disfrutes con mayores ganas ese día que a partir de ahora deberá convertirse en un hábito de vida.

Espero que te haya gustado esta publicación. Solamente quiero recordarte que lo único que debes tener en mente es en gozar de todo lo bueno que tienes en el hoy. El ayer y el mañana por supuesto que también son valiosos, pero sin descuidar el presente. 

Trata de rescatar las lecciones de tus errores, pero sin obsesionarte demasiado, para no prolongar ese malestar que te cuesta abandonar y solamente te trae sufrimiento o preocupación. Mucho mejor es recordar todo aquello de lo cual te sientas orgulloso de haber alcanzado y te permita darle un sentido a tu presente para que construyas ese futuro tan ansiado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario