EL PLACER DE AYUDAR A LOS DEMAS


ayudar demas esperar cambio

Uno de los gestos más valiosos que te permite alcanzar la felicidad es el ayudar a los demás, sin esperar nada a cambio. Por supuesto que no es el único, pero sí uno de los más fundamentales, que debería valorarse mucho más, y hacerlo parte del día a día para construir un entorno más favorable.

Hay muchas maneras de realizarlo, ya sea a través de palabras, conductas, dinero y todo aquello que permita  a la persona favorecida mejorar su condición inicial. Todo dependerá de la situación presentada y la necesidad que se quiera satisfacer.

Sin embargo, esto es algo de lo cual adolecemos mucho en la mayoría de los países del mundo. Los motivos varían desde las preocupaciones personales hasta la desconfianza. Una reflexión al respecto es necesaria para saber de por qué esto crece cada día más sin que pueda revertirse como se desea.   


Para alcanzar una auténtica felicidad siempre es bueno dar algo que tenemos a los demás. Es una elección, como tantas otras que cada uno puede tener. No es algo obligatorio que debemos hacer, pero que sí pueden construir una vida más agradable, tanto para nosotros como para nuestro entorno.

Es cierto que cada día el peligro está en todos lados y hay que tener mucho cuidado si no queremos sufrir algún daño. Pero esto no debe convertirse en algo que nos ponga una barrera que incremente el temor y evite dar la mano a los demás.

A veces el dolor o el sufrimiento vivido en el pasado, de una experiencia que lo marcó a uno, sirve de estímulo para darse una nueva oportunidad de volver a ser feliz con uno mismo y con los demás mediante diferentes acciones realizadas que lo fortalecen espiritualmente. 

Todo lo positivo que entreguemos siempre regresará de alguna manera a nuestra vida. Si construimos un mundo mejor, esto hará que los demás mejoren y alcancen su propio bienestar. Lo que a su vez permitirá disfrutar de una mejor convivencia entre todos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario