DE LOS ERRORES SE APRENDE

aprender errores sentimiento culpabilidad

En distintos momentos se cometen equivocaciones. Eso es algo de lo cual no se puede escapar tan fácilmente. Uno de los tantos rasgos de las personas. El sentimiento de culpabilidad por alguna falla incurrida, en muchas ocasiones, genera un gran malestar en uno mismo. Pero hay algo que nunca debemos alejar de estas experiencias: aprender de los errores.

Para muchas personas, los malos aciertos no son bien vistos y se suelen esconder o disfrazar. No es usual que se reconozcan los desaciertos frente a otras personas. Casi siempre se suelen dejarlos en el olvido para así evitar el sufrimiento. En otras ocasiones se buscan todas las excusas posibles para justificarlas y no asumir nuestra responsabilidad.

Las equivocaciones no son tan negativas como parecen. Hay que modificar ese concepto al que generalmente va asociado. Esto significa que no se tiene que pensar que cometerlos es algo perjudicial. Todas las personas lo han hecho en distintas épocas y lo seguirán haciendo así. Lo importante es rescatar las enseñanzas que cada una de ellas contienen.



Lamentablemente, se aprende de las lecciones una vez que se han cometido las fallas. Cada decisión que se adopte en distintas circunstancias en las que se participe afectará lo que viene. Pero lo importante de esto es la posibilidad que se tiene de analizarlas y darle un nuevo sentido más favorable.

No se debe olvidar que los errores estarán siempre presentes en nuestra vida por más que se tomen todas las precauciones. Lo cual no quiere decir que se acostumbren a ellas y no se haga nada por evitarlas o hacer las correcciones necesarias.

Nadie es perfecto ni nace sabiéndolo todo. Se aprende con cada paso que se de. Todos están expuestos a equivocarse, pero nunca se debe dejar de aprender. Cada pequeña experiencia donde no se ha obtenido el resultado esperado indica lo que no se debe hacer y que es momento de ir por otro camino.

Olvídate que los errores son sinónimo de fracaso. A partir de hoy día solamente piensa en la enseñanza que puedes obtener de ellos. Para evitar cometer las mismas fallas una y otra vez, tomate un tiempo y aprende de esas experiencias desagradables.

Si bien es cierto que no se puede volver atrás en el tiempo y evitar esos malos aciertos, lo que sí es posible es cambiar el presente y el futuro que vendrá. No te arrepientas por lo que haz hecho y cargues con ese peso por el resto de tu vida, pero sí tómalos en cuenta para no repetirlos y cada día tu vida será más agradable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario