TRISTEZA SIN MOTIVO

tristeza sin motivo alguno

Nadie puede evitar estar triste en algún momento de su existencia. Es un estado de ánimo pasajero, ya sea por una razón justificada o no, pero que es propio de la naturaleza humana. Sin embargo, en algunas ocasiones la tristeza se presenta sin motivo alguno, aquí se descubrirá el porqué y qué hacer.

Antes de empezar a explicar sobre su aparición hay que esclarecer un concepto muy valioso que no debe pasarse por alto para tener una mejor comprensión del tema. Muchas veces se confunde la tristeza con otra muy relacionada conocida como la depresión

La primera es, en términos simples, una de las distintas emociones humanas al igual que la alegría, el enojo, el amor, etc, que se manifiesta como algo momentáneo producido por algún hecho desagradable y que es tan solo uno de los síntomas de la otra que es mucho más prolongada y que es considerada como una enfermedad mental en distintos grados.

En nuestra sociedad existe una cultura que induce a evitarla a toda costa. No es bien vista por los medios y de alguna manera esto es algo que  impulsa a salir de ese estado de ánimo lo antes posible. Esto es debido a la enorme popularidad que tiene su otro extremo que es la cultura del éxito.




Debido a que no se quiere agravar el dolor y alterar el bienestar físico y emocional se hace todo lo posible por salir de esta situación desagradable. El temor cumple en este sentido un papel fundamental para hacer todo lo necesario para recuperar el estado de ánimo más favorable.


Por otro lado, la tristeza también puede ser vista en sentido positivo cuando hay razones justificables como la pérdida de un ser querido, un viaje que lo aleje de la familia, el rompimiento de una relación sentimental, el incumplimiento de las metas, etc. No debe verse como algo inadecuado sino como una oportunidad para reflexionar, asumir la pérdida, rescatar lo favorable y rehacer la vida.

Como se puede apreciar, la tristeza al igual que las distintas emociones humanas también transmiten lecciones que sirven para comprender con mayor precisión todo lo que se presenta en la vida diaria. Si se aprende cómo entenderla, controlarla y encontrarle el sentido positivo a su presencia poco o nada podrá causar daño.

La aparición de este estado de ánimo se incrementa considerablemente en fechas cercanas a celebraciones importantes tales como Fiestas Pascuas, día del Padre o de la madre, entre varias más, debido al concepto de unión que va ligado y que si no se toma el control sobre la situación puede causar estados depresivos.

Existen muchas formas cómo se manifiesta la tristeza tales como ponerse a llorar sin control alguno, tener un nudo en la garganta o en el estómago, mostrar desánimo para realizar cualquier actividad, echarse a dormir de manera prolongada, etc.

Este estado de desconsuelo y que parece irremediable debe aprenderse a superar por más doloroso que fuese. No resulta fácil ni igual para todos, pero es una decisión que debe realizarse necesariamente para recuperar la vitalidad adecuada. Para ello es imprescindible que esa fuerza interna que hay en uno sea más fuerte que nunca.

No se debe olvidar que para enfrentarla con mayor eficacia hay que entender las razones reales que la motivaron. Todo lo anterior junto con otras tecnicas para superar la tristeza harán posible superar este estado de ánimo indeseable.

Hay que tener presente que tanto ella como las distintas emociones humanas son propias del comportamiento. No hay que verla en su sentido negativo y por el contrario encontrarle un enfoque positivo que permita obtener lecciones valiosas cuando se presenten. Si se consigue comprenderlas en forma adecuada se estará en mejores condiciones para enfrentar las adversidades que puedan ocurrir y así alejar el sufrimiento que nada positivo trae a nuestra vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario