COMO AYUDAR A UNA PERSONA DEPRIMIDA

como ayudar persona deprimida

Algunos hechos específicos y en algunos casos una serie de problemas relacionados o no pueden afectar el bienestar emocional de alguien produciendo un estado de depresión. La gran mayoría de personas conoce algun familiar o amigo que atraviesa por esta situación, pero no sabe qué hacer o cómo debería afrontarlo

En una anterior publicación se hizo una reflexión sobre cómo enfrentar la tristeza injustificada y se estableció la diferencia con respecto a la depresión. Pero a medida que esto se complica es mejor adoptar algunas decisiones que pueden aliviar o dar solución al malestar presentado en alguien distinto a uno.

1) No lo abandones: La persona que pasa por esto no aceptará que lo padece y solo dirá que prefiere estar solo. Trata de acercarte de alguna manera y no lo abandones. No lo guardes como secreto y comunícalo a otras personas cercanas y de confianza para que estén comprometidos a ayudarlo.

2) Algunos síntomas: Hay varios y que pueden cambiar de uno a otro, pero los más recurrentes son el aislamiento, desmotivación para realizar cualquier actividad, no tener deseos de relacionarse con otras personas, tener ideas desalentadoras o negativas sobre su vida, etc. 

3) Acudir al médico: Ir a un especialista como un psicólogo o psiquiatra es siempre la mejor alternativa porque sabrá evaluarlo y diagnosticarlo de acuerdo a la gravedad de su malestar. En algunos casos posiblemente le receten antidepresivos y en otros lo complementen con charlas o talleres grupales.

4) Hazlo sentir valioso: Alguien que atraviesa por esta dificultad se siente poco apreciado o con una visión pesimista de la realidad. Aquí es cuando se debe hacerlo sentir importante mediante palabras o gestos, pero de manera natural sin exagerar demasiado o que parezca demasiado forzado.




5) Actividades grupales: Ya sea como parte del tratamiento dirigido por el psicólogo o en forma separada, haz que participe en actividades en grupo con familiares o amigos siempre y cuando él esté de acuerdo. Esto permitirá que se integre en forma progresiva a los demás y abandone su sufrimiento, aunque sea de manera momentánea. Para ello también no se debe dudar en consultarlo al especialista para una orientación más precisa.


6) Toma el control: Se debe tomar el control de la situación y no ser parte del mismo. Cuando se realiza este último se hace parte del problema y se entra en un circulo vicioso que lo complica aún más. Si se vive o tiene frecuencia con esta persona afectada no debe caerse en este juego dañino sino mantener la tranquilidad ante la dificultad.

7) No lo compadezcas: Alguien que sufre por esto no quiere oír frases de consuelo como "no te preocupes", "todo va a pasar", "todo mejorará" y muchas más que cualquiera ha escuchado alguna vez. En lugar de ello es preferible acompañarlo, no presionarlo demasiado, comprenderlo, pero nunca dejarlo aislado.

8) Escúchalo siempre: No pases por alto las oportunidades que se tiene de oirlo, entender sus razones de sufrimiento y establecer un diálogo constructivo con el o ella. Procura escucharlo atentamente y no juzgarlo con anticipación. A través de la comunicación se puede ir generando confianza de manera progresiva y comprendiendo a la otra persona.

9) Frases de suicidio: Cuando se escuche frases relacionadas al suicidio tales como "me quiero suicidar", "no valgo nada", "¿para qué vivir?", "nada tiene sentido", etc, esto nunca debe minimizarse porque ya son señales de lo que pasa al interior de esa persona. No se debe pensar más y acudir al profesional para alertarle sobre esta situación, así como comunicarlo al entorno familiar.

10) Ponte en su lugar: Para comprender a otra persona no hay nada mejor que mirar el mundo desde su propio punto de vista y no del propio. Desligarse por algunos momentos de la forma de sentir o interpretar una situación e imaginarse cómo se sentiría uno si pasara por lo mismo permitirá obtener mejores conclusiones.

La depresión es algo que cualquiera lo puede padecer en distintos momentos a lo largo de la vida. El compromiso de las personas cercanas a alguien que lo padece es indispensable para ayudarlo a recuperarse y empezar así un nuevo camino lleno de esperanza y felicidad. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario