FALTA DE MOTIVACION PARA TRABAJAR

falta motivacion trabajar

En los distintos ámbitos donde tengas que desenvolverte, de manera individual o como parte de un grupo, la motivación siempre tiene que estar presente para disfrutar al máximo de esta experiencia. Sin embargo, no siempre resulta tan fácil y uno de estos casos es la falta de motivación para trabajar. En estas ocasiones este impulso necesario se encuentra debilitado y es cuando debes prestarle la debida atención para darle la solución más apropiada.

Cuando realizas con mucha frecuencia una misma actividad sin hacer ni un solo cambio en ella, el momento para que te invada la desmotivación está más cerca que nunca. La monotonía o la falta de fijación de una meta se pueden convertir en las principales razones para que pierdas todo ese entusiasmo inicial del cual disfrutabas.

Debido a que hay distintos motivos para que te sientas bien, en cualquier espacio donde te encuentres, no hay una respuesta única que resuelva todas las dudas ni satisfaga a todos. Por ello es importante que te conozcas un poco más y detectes aquello que te está faltando en la realización de tu trabajo como la autorealización, el reconocimiento de los demás o la seguridad, por mencionarte algunos, y no solamente consideres el ingreso económico, que no siempre lo es todo para tu bienestar.

Para alcanzar mayor éxito en tu trabajo y en tu vida diaria pese a que puedes estar cansado, estresado, con muchos pendientes por resolver o compartas otra actividad, nunca debes perder la actitud positiva. Esa es la base para que comiences a conseguir lo que deseas, tengas otra forma de enfrentar las dificultades y las conviertas en verdaderas oportunidades que antes parecían imposibles.

Si de repente realizas alguna actividad solamente por una cuestión monetaria, porque es la carrera que terminaste y tenías que desempeñarte o porque no tienes otra alternativa a tu disposición, también es bueno que reflexiones, con total serenidad  y tomes una decisión con respecto a tu futuro, luego de un minucioso análisis de los pros y contras, sin importar tu edad, el tiempo que tienes en la empresa u otras razones particulares.



El motivo de ello se debe a que difícilmente puedes desarrollar todo tu potencial en el entorno que no se alinea a tus intereses, donde realizas funciones poco placenteras o que no son lo suficientemente valoradas por los demás. Esto no quiere decir que abandones todo y te aventures en búsqueda de lo desconocido, sino más bien que consideres que hay muchas otras alternativas donde de repente tu capacidad pueda ser mejor aprovechada y tengas más posibilidades de desarrollo personal o profesional.


En algunas ocasiones también esta falta de entusiasmo en el trabajo es ocasionado por lo que haces fuera de este ambiente. Con esto me refiero a la forma como organizas tus actividades diarias o de tiempo libre que puede estar afectando tu rendimiento, tales como no dormir las horas necesarias para ir al dia siguiente a trabajar, asumir demasiados compromisos (familiares, laborales, sociales, académicos, etc) que luego no puedes cumplir, el tiempo y la forma en cómo te diviertes los fines de semana, etc. Toma en cuenta todo lo anterior y revisa si puedes hacer algún ajuste que te ayude favorablemente.
    
Si de repente te cuesta abandonar tu trabajo, pese a que no te satisface como quisieras o simplemente pasas por un momento desmotivador, debido a muchas razones válidas que puedas tener, encuentra el propósito de las funciones que realizas como parte del todo y como éstas ayudan a resolver algún problema. En otras palabras, relaciona tus funciones en cómo ayudas a los demás y que sucedería o cómo afectaría al resto si no las realizaras.

La rutina también afecta el grado de compromiso en una tarea a realizar conforme se incrementa su frecuencia. A pesar que hay muchas actividades que siguen un determinado modelo que debe cumplirse de manera rigurosa siempre hay algo que se puede hacer de manera diferente. Esto no quiere decir que no debes respetar los procedimientos establecidos sino en hacer algunos pequeños cambios que no afecten el resultado, pero sí la forma de lograrlos y que son ideales para recuperar el sentido de lo que haces.

No te sientas mal si atraviesas por este mal momento, ya que no siempre se puede estar con toda la energía necesaria y a gusto con lo que se hace, y sigue realizando tus actividades como si nada malo ocurriese. Pero si esto persiste con demasiada frecuencia quizás es momento de replantear tus objetivos y encontrar aquello que verdaderamente te hace feliz.

El no alcanzar las metas propuestas o no saber cómo resolver todos los asuntos pendientes en tu centro laboral, igualmente importantes, puede causar mucho desánimo y frustración en tu vida personal. Esto es algo que debes aprender a manejar, rescatando una lección de cada desacierto, pero sin que esto signifique que todo lo anterior esté mal o te des por vencido con facilidad sin que hayas intentado conseguirlo de todas las formas posibles.

Nadie escapa de los problemas y desmotivaciones tanto dentro como fuera del área de trabajo. A veces se presentan de manera pasajera y en otras ocasiones son difíciles de alejarlas, pero lo que nunca debe faltar es la predisposición para encontrar las soluciones más adecuadas para disminuirlas o eliminarlas por completo y encontrar así ese bienestar tan deseado.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario