SE FELIZ A PESAR DE TODO

se feliz pesar todo

Nadie está libre de tener un mal día o que algo no resulte como se esperaba, pero lo último que se debe hacer a pesar que esto sea lo más cercano a lo real es dramatizar la situación. Si en lugar de dejarse llevar por estas dificultades se elige ser feliz a pesar de todo, lo complicado se hace más accesible e incluso los problemas se pueden transformar en grandes enseñanzas u oportunidades.

Para empezar este cambio de actitud haz un recuento de todo aquello por lo que te sientes agradecido cada nuevo día, como cada pequeño momento vivido, el avanzar hacia el logro de tus metas, aprender lecciones maravillosas de vida que te permiten progresar, comprender a otros y convivir en armonía con el mundo que te rodea.

No cargues contigo todas las emociones negativas que has experimentado hasta el día de hoy a causa de terceros. Evita guardar contigo resentimientos o malentendidos con esas personas y trata de descubrir todas las posibles razones que motivaron sus equivocadas reacciones como al sentimiento que generaron en ti, pero resuélvelas para no llevarlas contigo por más tiempo.

Mirar el mundo con optimismo no significa que tengas que negar todo lo que ocurre afuera de tu alcance o autoengañarte afirmando que todo marcha bien cuando en realidad sucede lo contrario. Es más bien no rendirte jamás cuando los resultados no se dan inicialmente, pero que sí los lograrás al mantenerte con esa actitud.



De repente la pérdida de un ser querido, el padecimiento de alguna enfermedad o que afecta a algún familiar cercano, dificultades económicas personales, familiares o empresariales están afectando tu bienestar emocional. A pesar de la gravedad de estos problemas o cualquier otro jamás debes olvidar que tu capacidad de superarlos siempre debe estar por encima de todo por más dolorosos o complicados que estos resulten.

La felicidad nunca debe estar condicionada a algo o alguien, dado que de hacerlo así la duración del placer será pasajera, disminuyendo a medida que ésta se va satisfaciendo. Por esta razón cuando uno consigue aquello que siempre deseó alcanzar para ser feliz, como el viaje a algún lugar atractivo del mundo, la boda de sus sueños, el ascenso esperado en el centro de trabajo, etc, la sensación de que algo falta nuevamente reaparece.

El hecho que te sientas a gusto con la vida no quiere decir que todo lo que te ocurre sea perfecto. Es la forma cómo enfrentas la realidad a pesar de todos los obstáculos que se te presentan, tales como la negatividad de algunos o la poca colaboración de otros para alcanzar tanto tus objetivos personales como en común.

Ser feliz a pesar de todo lo que te ocurra cada día, más que una actitud positiva para enfrentar la vida, es una manera de descubrir que hay posibilidades en medio del caos o desesperanza. Es el tomar en cuenta que no todo está perdido y que no solo hay un camino a elegir sino muchísimos más similares o superiores.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario