Qué es el Mindfulness y para qué sirve

mindfulness para sirve

El mindfulness es una práctica milenaria en la cultura oriental, pero que en los últimos 30 años ha sido asimilada por la medicina y la psicología para utilizarla en el tratamiento de un gran número de pacientes que padecen estrés, ansiedad entre otras dificultades tan cotidianas en la vida actual.

No hay una traducción precisa para este término inglés, sin embargo, muchos especialistas en el tema la consideran equivalente a "atención plena" o "atención consciente", entre varios significados similares.

La podemos entender como el disfrutar del momento presente con mucha intensidad sin que se haga algún tipo de evaluación o juicio de valor que interfiera en esta experiencia. Para ello prestaremos mucha atención a cada detalle de esta situación en particular.


Mediante la práctica del mindfulness podremos ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y cómo nos comportamos en cada momento, de manera activa. Si estamos desayunando estaremos atentos al sabor, la textura, el aroma de los alimentos y todo aquello que pueda percibirse.

En muchas ocasiones solemos distraernos con facilidad, tanto por nuestra propia cuenta como por un gran número de distractores que provienen de afuera. Sobretodo en esta época donde la tecnología suele estar cada vez más presente en nuestro día a día descuidamos algunos momentos especiales con mayor intensidad.

El mindfulness nos ofrece muchos beneficios como disfrutar lo que se está realizando, aumentar la concentración, reducir los síntomas físicos y psicológicos producidos por el estrés, mayor claridad para entender los hechos experimentados, prestar menor importancia a los estímulos externos mientras nos encontramos enfocados en una actividad, etc.

Gracias a esta técnica no le agregaremos nada a la situación experimentada, sea esta agradable o desagradable. Seremos conscientes de la sensación percibida pero la dejaremos marchar con mayor facilidad, ya que se evitará juzgarla, dándole solo importancia al hecho en sí.

Quizás hay circunstancias muy difíciles como el padecimiento de alguna enfermedad o un profundo malestar emocional, pero mediante la atención plena es posible encontrar un espacio de esperanza, asumir una actitud más optimista en medio de la dificultad.

Estar por completo aquí y ahora, y recordarse continuamente que tenemos que regresar al presente es la esencia de esta práctica. Su gran valor para convertir algo cotidiano en una experiencia reconfortante y plena la hacen todavía más enriquecedora.

No debe pensarse que esta técnica solo debe ser practicada por quienes padecen de algún problema emocional o por aquellos que profesan una determinada religión, ya que su aplicabilidad desde hace algunas décadas tiene un alcance mucho más amplio, debido al respaldo de la ciencia.